¿Vender o no en línea?

Tiempo de lectura: 2 minutos
Tema:
Publicado el: 24/12/2019
Actualizado el: 16/05/2021

Cuando pensamos en vender en línea lo que se nos viene a la cabeza es el cómo. ¿Puedo implementarlo en mi negocio?, ¿cómo hacerlo?, ¿cuál es el precio?, ¿cuánto de comisión deberé pagar? Antes de convertirse en una guía para buscar información, esas preguntas terminan por responderse con respuestas como “es muy complicado”, “eso solo es para negocios grandes” o “recién cuando me lo pidan lo haré”.

Y de esa manera lo que podría convertirse en una oportunidad para captar nuevos clientes, o lograr otros objetivos comerciales, termina convirtiéndose en el puente hacia el status quo. ¿Si las cosas funcionan así como están ahora, por qué que cambiarlas?

“Es muy complicado”
Existen algunas soluciones de pagos en línea cuyas integraciones no son muy amigables. O su documentación es inexistente y poco clara, o el flujo de implementación en un sitio web es complejo. Pero no solamente las integraciones de las soluciones de pagos son vistas como complicadas, sino también los paneles de control, los portales para la gestión de las transacciones.

Hace unos años podría haber dicho lo mismo. Pero actualmente la mayoría de las empresas que ofrecen las soluciones de pago en línea están trabajando constantemente para brindar a los negocios una experiencia más sencilla.

“Eso solo es para negocios grandes”
Otra de las objeciones para no contratar un servicio de pago en línea radica en las comisiones. ¿Pero realmente solamente los negocios consolidados pueden permitirse pagar lo que implica cobrar en línea? Personalmente creo que no. Porque si una empresa no quiere contratar los servicios de VisaNet o Mastercard, tiene otras opciones en el mercado peruano como Culqi, Payme, Payu o Mercado Pago, entre otras.

Actualmente existen soluciones que pueden encajar perfectamente en las estructuras de costos de pequeñas y medianas empresas. Al reducir los porcentajes de las comisiones y, en la mayoría de los casos, eliminar los pagos de afiliación, la implementación para las PyME resulta mucho más llevadera.

“Recién cuando me lo pidan lo haré”
Y finalmente está la objeción del último minuto. ¿Pero cuántos clientes estamos perdiendo por no tener un sistema de pagos en línea? Quizá ha escuchado decir de sus bocas o de las de otros que solo un porcentaje pequeño de clientes pidieron pagar con tarjeta, pero como tenían el sistema implementado, se fueron vistos obligados a realizar una transferencia bancaria o interbancaria. O que todavía ningún cliente ha pedido pagar en línea. Normalmente tras esas excusas es que se monta la idea de ofrecer algo cuando haya demanda. ¿Pero y si la demanda es inexistente porque no hay oferta? No tenemos que arriesgarnos a ello. O, si no, perderemos varios clientes.

Así, pues, en lugar de buscar objeciones para implementar un sistema de pago en línea, empecemos a tomar en consideración nuestras dudas para buscar la alternativa que más vaya con nuestro negocio. Y de esa manera descubriremos nuevas oportunidades para captar nuevos clientes, incrementar las ventas, simplificar el flujo de venta, o lograr otro objetivo en nuestros negocios.

Síguenos

Suscríbete

Escoger idioma
Hecho en Cusco con 🖤
© 2019 – 2021
crossmenu
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram